Friedrich Jacobi: «nihilismo» como «egoísmo filosófico»

Cruz Cruz, Juan. 2014. Existencia y nihilismo en Jacobi, Autoedición: 13-16.

La palabra «nihilismo» es aplicada por primera vez en sentido esencialmente filosófico por Jacobi, en su disputa con el dogmatismo ilustrado y el idealismo alemán (Carta a Fichte, 1799): nihilismo no es, para Jacobi, otra cosa que disolución de toda realidad y valor en la nada por el acto genético del yo que se pone a sí mismo y pone todas las cosas.

«Nihilismo» equivaldría a «Egoísmo filosófico». Y con «Egoísmo» calificaba Thomas Reid –leído ávidamente por Jacobi– la teoría que derivaba todo lo real del yo como entendimiento discursivo y perdía la realidad externa e interna. Egoísmo, idealismo, solipsismo y nihilismo vendrían a ser, para Jacobi, términos equivalentes. Por su dependencia del yo, tanto la verdad y los valores transcendentales, como los órdenes sociales acaban diluyéndose en la nada. Los poetas románticos que, como Novalis y Fr. Schlegel, compartieron con Fichte muchos puntos de vista fueron caracterizados por Jean Paul en 1800 (Clavis Fichtiana) como “poetischen Nihilisten“, porque anulaban la totalidad de las cosas en el ancho espacio de nada abierto por el yo. También los discípulos de Jacobi (Fr. Koppen y K. Weiler) reprocharon a Schelling el nihilismo. La polémica se desarrolló a veces con virulencia. Hegel llegó a afirmar en 1802 (Glauben und Wissen) que “la tarea del nihilismo no está resuelta, y estriba en conocer la nada absoluta”. El hijo de Fichte pudo decir más tarde que incluso el sistema hegeliano estaba fundado en una lógica nihilista.

Ignorando esta autoría, I. Turgeniev creyó haber acuñado el término en Padres e hijos (1862), aplicándolo a intelectuales –que se llamaban “realistas”– con tendencias antirreligiosas, revolucionarias y utilitaristas. En un sentido similar o idéntico al de Jacobi fue utilizado el término “nihilista” por F. v. Baader y J. Donoso Cortés para significar los movimientos políticos y sociales que tenían como objetivo negar la divinidad y la humana libertad.

Pero sería Nietzsche el que explicara, en su Voluntad de Poder, el destino de toda la historia del pensamiento occidental como nihilismo. El suyo no es un nihilismo metafísico que, como el relativismo o el escepticismo, aparezca rutinariamente formulado de vez en cuando en teorías o programas. Se trata de un nihilismo “epocal”, un acontecimiento histórico en el que los valores tradicionales aparecen agotados y definitivamente anulados. Heidegger, avanzando en el sentido de Nietzsche, estima que el nihilismo es un epocal “olvido del ser”. La aparición de este nihilismo no sería ni un olvido, ni un error, ni una falta moral, sino un necesario destino del ser. La metafísica, olvidada del ser, sería el verdadero nihilismo.

Jacobi se adelanta en un siglo a la formulación que Nietzsche hiciera del nihilismo, en su conexión con el eterno retorno, como signo de la modernidad. La doctrina del eterno retorno es asumida en su más alta posibilidad por todos los que –como Schopenhauer y Nietzsche– critican el valor fundamental de todo conocimiento contemplativo puro que afirme la verdad como algo supraindividual o supraegológico. Lo veremos más adelante, al quedar definido el principio «ex nihilo nihil fit».

La finitud, cuyo apremio es el tiempo, se absolutiza en este caso; se extiende indefinidamente de manera terca e insistente. La visión de esta absolutización de la finitud, como eterno retorno del tiempo, es lo que hizo desmayarse a Jacobi. En este punto siente Jacobi con la filosofía clásica: la realidad humana no es tan finita que acabe distanciándose equívocamente del ser infinito: la finitud es tal cuando es sostenida creadoramente por la infinitud. La denuncia que Jacobi hizo del subjetivismo que anida en la filosofía moderna, con sus distintas expresiones (intelectualismo, criticismo, idealismo, etc.), queda formulada como nihilismo, reflejado en su primitiva y angustiosa vivencia del eterno retorno del tiempo.

Acerca de Martin Montoya

I am Professor of "Ethics", "Analysis of Philosophical Texts", and "History of Contemporary Philosophy" at the University of Navarra, researching on practical philosophy.
Esta entrada fue publicada en Historia, Metafísica, Pensando en..., Racionalidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.