La concepción de Frankfurt del amor divino

Frankfurt, Harry G. 2004. Las razones del amor. El sentido de nuestras vidas, Paidós: 80-82.

Amar es arriesgado. Los amantes se caracterizan por su vulnerabilidad a padecer una profunda angustia si se [80] ven obligados a desatender las necesidades de un amor para atender las de otro, o si lo que aman no va bien. Por tanto, deben ser prudentes. Deben intentar evitar verse abocados a amar aquello que no desearían amar.

Un ser infinito, cuya omnipotencia le confiere una seguridad absoluta, puede permitirse amar de manera indiscriminada. Dios no necesita ser prudente. No corre ningún riesgo. Ninguna necesidad, hija de la prudencia o la ansiedad, le hace renunciar a las oportunidades de amar. Sin embargo, para quienes no poseemos estos dones, nuestra disposición al amor debe ser más cautelosa y limitada.

Según algunas descripciones, el motor de la actividad creadora de Dios es un amor totalmente inextinguible y generoso. Este amor, que no conoce límites ni condiciones, induce a Dios a desear una existencia plena que incluya todo aquello que pueda ser concebido como objeto de amor. Dios quiere amar tanto como sea posible amar. Por naturaleza no teme amar de manera imprudente o demasiado bien. Por tanto, lo que Dios desea crear y amar es el Ser, de todas y cada una de las especies, y cuantas más mejor.

Decir que el amor divino es infinito e incondicional es decir que es totalmente indiscriminado. Dios lo ama todo, con independencia de su carácter o sus consecuencias. Eso equivale a decir que la actividad creadora en la que el amor de Dios al Ser se expresa y se realiza no tiene ningún otro motivo que un ilimitado (…) impulso a amar sin límite ni medida. En la medida en que las personas piensan que la esencia de Dios es el amor, deben suponer que no existe ninguna providencia u objetivo divino que limite de ninguna manera la realización máxima de posibilidades. Si Dios [81] es amor, el universo no tiene otro objetivo que el de limitarse a ser. [82]

Acerca de Martin Montoya

I am Professor of Ethics and History of Contemporary Philosophy at the University of Navarra. Researching on theories of action of Maurice Blondel and Thomas Aquinas, the debate about the metaphysics of free will, moral & religious beliefs, and epistemology.
Esta entrada fue publicada en Metafísica, Pensando en... y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.