Resentimiento y reflexión

Ugarte Corcuera, Francisco. 2004. Del resentimiento al perdón. Una puerta a la felicidad, Rialp: 27-28.

En muchos casos, [en el resentimiento] suele haber un error de apreciación en interpretación de los hechos ocurridos, y una voluntad débil que no sabe impedir el arraigo del resentimiento. Cuando la inteligencia es capaz de reflexionar [porque ‘la formación de la inteligencia consiste sobre todo en la formación y en el ejercicio del conocimiento reflexivo expreso’. Llano, C., Formación de la inteligencia, la voluntad y el carácter, México, Triilas, p. 36.] y juzgar los hechos con objetividad, eliminando la exageración y lo imaginario de sus interpretaciones; cuando logra comprender los motivos y las circunstancias que llevaron a actuar de ese modo a los supuestos agresores; entonces muchos resentimientos reducen su intensidad o incluso desaparecen. Si por otra parte la voluntad es fuerte y no consiente en los agravios recibidos, no permite que las heridas permanezcan dentro porque las expulsa como a un cuerpo extraño, entonces los efectos se reducirán a sentimientos dolorosos pero pasajeros, que no reunirán las características propias del resentimiento y no producirán su efecto venenoso

Acerca de Martin Montoya

I am Professor of Ethics and History of Contemporary Philosophy at the University of Navarra. Researching on theories of action of Maurice Blondel and Thomas Aquinas, the debate about the metaphysics of free will, moral & religious beliefs, and epistemology.
Esta entrada fue publicada en Ética, Pensando en..., Racionalidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.